Don Gato y su Pandilla

Fue en los ochentas que me repitieron cada episodio hasta que me lo aprendí de memoria; fue en los ochentas, que esta caricatura de 30 capítulos de Hanna-Barbera se convirtió en una de las series de dibujos animados de culto más exitosas en México y Latinoamérica.

Me lo ha dicho más de un ochentero purista, sí, ya sé, Don Gato no es de los ochentas, sino de 1961, pero como acá todo llegaba unos años más tarde y, la verdad, así como algunas bandas ochenteras malonas tocan la música de fondo en el soundtrack de mi vida, las frases de Don Gato y su Pandilla han quedado grabadas en mi mente desde los gloriosos 80s.

Es curioso, que en los Estados Unidos no fuera un éxito tan rotundo como lo fue acá, donde gracias al talento y creatividad de traductores, transcriptores, adaptadores y quienes hacían las voces en español que hoy Don Gato nos puede traer una oleada fantástica de recuerdos.  Qué tal Jorge Arvizu “El Tata” que se aventaba los doblajes de Benito y de Cucho, simplemente sensacional.

De pequeños nos identificamos de inmediato con esta caricatura, ya que el doblaje se hizo “muy a la mexicana”; fue una decisión muy osada, eso de que hasta un gato resultara yucateco…  No sé si como ejecutivo lo hubiera permitido en ese entonces.  Pero fue un éxito.

¿Quién, jurándose ochentero, no se sabe esta canción?

Escena donde le cantan serenata a Mimosa de parte de Cucho

El factor alrededor del cual se movían todos los capítulos era la astucia de Don Gato y su impresionante “labia”, que hacía que sus “canchanchanes” corrieran prestos al norte, sur, este y oeste de Manhattan para conseguir lo que los volviera millonarios para no trabajar el resto de sus días.   Era “re-tranza”, yo creo que desde aquí venimos educados los mexic…  se podía ver esa picardía desde la misma entrada del programa, donde se mete a un restaurante de lujo dando una propina con una moneda con un hilo o robándose el almuerzo del trabajador.

Si no te sabes los nombres de los 6 gatos, no eres ochentero.

  1. Don Gato
  2. Benito
  3. Cucho
  4. Demóstenes
  5. Panza
  6. Espanto

Lo más trascendente es el recuerdo de las voces de cada uno de estos gatos y las frases tan ocurrentes y memorables, que bien, si aquí no mencionamos todas, sería bueno provocar una reacción en cadena: una recopilación de frases de Don Gato en la sección de comentarios.

¿De qué frase de Don Gato y su Pandilla te acuerdas más?

Para muestra, un botón:

“Si ese caballo cruza el puente de Brooklyn no volveremos a ver a Benito.”

 Y bueno como esa, muchas, así de bote pronto me vienen a la mente también los nombres de otros personajes, como Matute, el policía que siempre “toleraba” a Don Gato y acababa metido en problemas junto con la pandilla.  Otro, Lazlo Lozla, el famoso violinista y el cazatalentos Sonsonete, Arabela, el caballo de Benito, Cyrano, el oso hormiguero, el Oficial Buitre, reemplazo de Matute y uno del que seguro se acuerdan:

El Maharajah de Pokahú

Tip ochentero:  Si no sabes qué regalar en un cumpleaños o en Navidad a alguno de tus contemporáneos, bien puedes conseguirle el DVD de la serie completa de Don Gato y su Pandilla que salió hace poco más de un lustro.  Esto de detonar recuerdos no falla.

A ver que tal la película que se estrena en septiembre de 2011, espero que conserve ese toque tan natural que tenía la serie original.

 

5 pensamientos en “Don Gato y su Pandilla

  1. Recuerdo esa frase que le decí a Benito: “El hambre es un estado mental”, otra: “Detalles, detalles, simples detalles”; “Perdone pero no es usted el hábil, conspicuo, ladrón internacional de joyas”; “afuera el aire malo, adentro el aire bueno, afuera el aire malo, adentro el aire bueno”; Si yo no fuera el amado ALCALDE de esta ciudad juraría que me acaban de timar, de estafar, de engañar, de asaltar y de robar! me vieron la cara” jajaja y tantas más, es genial Don Gato

  2. Yo en lo personal aún tengo mis dudas sobre ir a ver la película que ahorita está en el cine. Obviamente es mucho pedir que otros actores de doblaje originales aparte del Tata vuelvan a interpretar sus antiguos roles ahora que la gran mayoría fallecieron, pero, pero lo que más quisiera por encima de ello es que conserve aún el espíritu de la caricatura intacto.
    Mis capítulos favoritos fueron aquel en el que Benito recibe un cheque en blanco y nadie lo peló en todo el capítulo salvo los comerciantes avariciosos del barrio, y además el otro en el que el muy tarado se tragó un preciado diamante para el disgusto de la mafia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>